Dos décadas después, el Málaga podría descender a Segunda División B


Tres puntos. Eso es lo que separa ahora mismo al Málaga Club de Fútbol de los puestos de descenso a Segunda División B, una categoría en la que el equipo malagueño no milita desde la temporada 1997-1998. Lo que es lo mismo, una categoría en la que los andaluces no han tenido que competir en más de dos décadas. Se dice pronto. Pero tan pronto como se dice, a estas alturas de temporada parece una posibilidad más que real. Y es que el club que hasta hace poco estaba dirigido por Víctor Sánchez del Amo, destituido de su puesto por un escándalo de extorsión, marcha ahora mismo decimosexto en la clasificación con 27 puntos en su haber.

Hasta la fecha se han disputado 24 partidos. De esos 24 choques, el equipo que ahora comanda el castellonense Sergio Pellicer solo ha podido sumar cinco victorias. El resto: doce empates y siete derrotas. Llama la atención este último dato, pues refleja que el Málaga, en realidad, pierde pocos partidos. Es más, el S.D. Huesca, que es tercero en la tabla, ha acabado por detrás en el marcador en más ocasiones (ocho) que el Málaga. Mas si bien cierto que este último no pierde, no es menos cierto que tampoco gana. Solo hay un equipo en toda la categoría que ha ganado menos partidos: el Racing de Santander, que es colista y que solo ha sumado dos veces de tres en tres.

En el apartado goleador, más de lo mismo, al menos en la parcela ofensiva. Y es que el equipo que actúa como local en La Rosaleda, uno de los mejores estadios de Andalucía, es uno de los conjuntos que menos tantos anota. Concretamente, sus jugadores solo han perforado la red rival en diecinueve ocasiones, dos más que el equipo menos goleador de la categoría, el Albacete, que suma 17 goles a favor. Ahora bien, si en ataque los malagueños son de los más débiles de la Liga Smartbank, en la parcela defensiva son los mejores. Es más, el cuadro blanquiazul ostenta ahora mismo el “título” de equipo menos goleado.





A post shared by Málaga CF (@malagacf) on

De jugar el play-off, a pelear por no descender


El dato de goles –pocos– encajados es seguramente lo único positivo de la temporada de un club que hasta no hace mucho estaba peleando por ascender. Sin ir más lejos, ni siquiera hace un año todavía desde que el club andaluz estuviese en la lucha por ascender a Primera División y por revivir en la categoría clásicos del fútbol andaluz contra Granada, Betis o Sevilla. Por cierto, este último, según las apuestas de fútbol de Betway es el único equipo andaluz entre los favoritos para ganar LaLiga esta temporada, está en cuarta posición en los pronósticos con una cuota de 126,00 a fecha de 23 de enero. En una temporada, la 2018-2019, en la que acabó tercero en la tabla, el Málaga se metió en el play-off y soñó durante unas semanas con estar en Primera de nuevo. No hacía tanto desde la última vez, pues fue en la campaña 2017-2018 cuando los malagueños se vieron abocados al descenso después de un desastroso año en el que acabaron últimos en la clasificación. Aquella debacle fue el fin de un ciclo, uno en el que permanecieron durante 10 años en la élite del fútbol español y, por momentos, en la élite del fútbol europeo cuando, con Pellegrini al mando, los de blanco y azul se plantaron en cuartos de final de la UEFA Champions League con un equipo que lo hacía prácticamente todo bien y que contaba con figuras como Joaquín, Isco, Cazorla o Duda. Este último es historia viva del club.

La buena noticia para el Málaga con respecto a salvar la categoría es que, por lo general, la salvación a final de temporada es factible con alcanzar entre 45 y 50 puntos. Por ahora, y después de haberse disputado poco más de la mitad de competición doméstica, el cuadro blanquiazul suma 27, por lo que los números, de momento, no son del todo favorables. Todo, o gran parte, depende ahora de que, al buen sistema defensivo aplicado con éxito, se adhiera también una efectividad superior de cara a portería. Con eso, el equipo de Pellicer tendrá medio camino hecho. Si lo consigue, el Málaga podría incluso pelear en la zona alta de la tabla e, incluso, meterse por segundo año consecutivo en el play-off. A día de hoy, ese objetivo está a 9 puntos. El fútbol, bien se sabe, es impredecible.

Comentarios