¿Qué se necesita para ser un entrenador personal?

entrenador personal

El deporte es uno de los ejes neurálgicos cuando hablamos de salud. Llevar a cabo una práctica de ejercicio de manera rutinaria se refleja de manera más que evidente en el bienestar personal, por lo que resulta fundamental darle la importancia que merece. Los entrenadores personales son, como consecuencia directa, uno de los profesionales más importantes en nuestra sociedad. Conocedores plenos de las posibilidades físicas del organismo que mejoran en gran medida el estado de las aquellos clientes que se ponen a su servicio.

Qué estudiar para convertirte en entrenador personal

Antes de analizar las vías más eficientes para convertirnos en el entrenador que siempre soñamos, resulta crucial matizar que no hay una titulación única de esta profesión. Sin embargo, ciertas carreras nos permiten tomar los conocimientos necesarios para poner en prácticas las estrategias de desarrollo físico que se esperan de un entrenador personal. Así pues, depende de nosotros escoger el camino que queremos emprender, siempre en base a nuestras necesidades en particular.

Sin duda alguna, la forma más eficiente de lograrlo es cursar una carrera en Ciencias de la actividad física y el deporte. Podemos adquirir esta titulación en la Universidad de Alicante, la de Sevilla, el País Vasco, Zaragoza o, entre muchos otros ejemplos, la Autónoma de Madrid. Por lo que las opciones para apuntarnos son más que variadas, teniendo así garantías plenas de que en algún punto del país podremos encontrar un hueco universitario para nosotros.

A lo largo de los cuatro años que componen esta carrera, aprenderemos un amplio abanico de conocimientos que, en mayor o menor medida, encajan a la perfección con los objetivos laborales de un entrenador personal. Porque conocer los músculos del cuerpo y los ejercicios más eficientes para potenciarlos es solo el primer paso a cumplir, teniendo siempre la obligación de profundizar en los diferentes aspectos que giran en torno al deporte.

Valores como la ética deportiva, capacidades de comunicación y aspectos como la nutrición son tres pilares que sustentan las bases de esta rama profesional. Dejar alguno de ellos de lado es un error que afectará a nuestro progreso laboral y que generará esta tan repudiada mediocridad. Por lo que pasar por unos años de estudio intensivo, poniendo todo nuestro esfuerzo encima de la mesa, significa plantar las semillas de los frutos que recogeremos en tan solo unos años.

Fíjate en los mejores

Hablemos del sector que hablemos, tomar de referencia a aquellas personas que han llegado a lo más alto de su carrera supone un éxito absoluto. Marcamos en quién nos queremos convertir y esto es de gran importancia en el momento de encontrar la salida profesional como entrenador personal en Madrid.

Gracias a la transparencia de las redes, identificar a los mejores entrenadores de la capital nunca había sido tan sencillo. Si investigamos unos minutos, no nos será complicado identificar a los profesionales más prestigiosos y beber de los conocimientos que ofrecen a diario. Una labor que influye directamente en la labor que desempeñamos a lo largo de nuestra vida.

Algunos como Mario Peña, Iván Rebujo, Juan Rallo o Martín Giacchetta comparten con sus clientes en sus portales web los entrenamientos más efectivos. Han sabido nutrirse de los tiempos que corren para acercar esta profesión al conjunto de la población, un requisito básico si queremos entrar a formar parte de dicha comunidad.

El futuro del entrenamiento personal ha llegado y, si queremos convertirnos en una de esas figuras que tanto idolatramos, hemos de ponernos manos a la obra cuanto antes. Eso sí, teniendo siempre claras las metas que vamos a alcanzar.

Conoce la ética de tu profesión

El mercado cuenta con un claro incremento de la oferta, producto de la previamente mencionada expansión digital. Por esta razón, en caso de querer destacar como profesionales, es necesario tener siempre claros los valores que la Federación de Entrenadores Personales transmite en su día a día. Algo que, de lo contrario, nos hará caer en el temido fracaso laboral.

El código ético recoge todas aquellas medidas que hemos de aplicar a lo largo de nuestra vida como profesionales. Más allá de los conocimientos pertinentes, adquirimos un compromiso fijo en el cual se ha de llevar por bandera lemas como el principio del no daño, el de bondad, la prudencia o, entre otros, el respeto por el cliente.

Conocer estas medidas requiere de una renovación constante por nuestra parte. Ignorar alguna de ellas nunca puede ser una opción; por lo que, para ser un entrenador personal, esto ha de entrar directamente en nuestra lista de prioridades. Porque tenemos la responsabilidad de cuidar del bienestar de aquellos que depositan su confianza en nosotros, siendo siempre conscientes de lo mucho que hay en juego y del poco margen de error que podemos llegar a manejar.

¿Cuánto cobra un entrenador personal?

Una vez establecidas las vías correctas para convertirnos en el profesional que la sociedad espera de nosotros, hemos de ser capaces de cuidar de nuestra propia economía. El mercado puede ser realmente competitivo y, para evitar cobrar por debajo de nuestros derechos, es necesario considerar las tarifas de un entrenador personal.

Cuando reunimos las capacidades de enseñanza adecuadas, podemos elaborar planes de entrenamiento realmente funcionales. Son muchas las personas que solicitan estos servicios, dotando así de la relevancia con la que cuenta el deporte dentro del panorama actual.

Los precios básicos establecen un coste aproximado de 190€ al mes por una sesión semanal. Un hecho que se puede ampliar hasta más de los 500€ al mes que se pueden llegar a cobrar por cinco sesiones. Estamos hablando de un sueldo que, en caso de sumar el suficiente número de clientes, sobrepasa con creces las expectativas que podíamos tener en el momento que decidimos apostar por esta profesión.

Eso sí, debemos tener claro lo previamente expuesto. Establecer rutinas de ejercicio es solo la base sobre la que trabajar; un proceso largo y duro que debemos de complementar con dietas personalizadas y un trato ejemplar a todas las personas que han tomado la compleja decisión de dar un cambio estructural a su vida.

Comentarios