Consejos para nadar en el mar

nadar-playa-consejos



La costa española permite nadar en el mar durante buena parte del año. Además, en verano cuando la cosa se pone fea para correr o salir en bicicleta por el calor, una buena opción es nadar en la playa. No te asustes, puede ser accesible si lo haces convenientemente, no es necesario alejarse, ni tampoco es preciso contar con equipamiento específico, en este artículo te vamos a dar algunos consejos para nadar en el mar.

Con motivo de la crisis del coronavirus y el cierre de numerosas piscinas, muchos nadadores están optando por ir a nadar a la playa. Andalucia tiene muchos kilómetros de costa y disfrutar del deporte en mar abierto es siempre un placer que podemos conjugar con el turismo y el ocio.

Nadar en el mar está aconsejado en época estival, pero siempre tomando algunas precauciones y siguiendo algunas recomendaciones:

Mira antes la bandera

Antes de nadar en el mar, procura mirar que el estado del mar sea de bandera verde, lo que te garantiza que las aguas están perfectas para el baño, además intenta informarte previamente de temperatura, si se prevé cambios de oleaje y vientos. Puedes mirar la bandera de la playa donde vayas a nadar, aunque hoy en día tienes aplicaciones y páginas web donde puedes consultarlo en directo.

Mejor acompañado

Es un consejo válido para todas las actividades al aire libre. Lo ideal para nadar en el mar es ir en grupo y no alejarse en exceso entre nadadores porque siempre nos puede dar un tirón, te puede picar una medusa o podemos tener cualquier incidencia con la que un compañero nos puede ayudar. Además, siempre será más adecuado nadar en playas con vigilancia de socorristas, en Andalucía hay muchas.

Intentar evitar las horas de mayor calor

Lo ideal como en el resto de actividades deportivas es no nadar en el mar en las horas de calor más intenso, es decir, de 13 a 18 horas. En el agua con el riesgo de que al estar fresquitos en remojo podemos no estar notando las consecuencias del calor y vernos sin esperarlo con una insolación o deshidratados.

En paralelo a la costa sin alejarnos en exceso

Procura nadar siempre en paralelo a la costa. Si vas en grupo podéis hacerlo siguiendo las boyas que separan la línea de baño por el lado interior, si vas en solitario hazlo siempre más cerca de la orilla. Mantenerse a una distancia prudencial de la orilla es fundamental si tenemos alguna incidencia, pero tampoco demasiado cerca porque puedes chocar con los bañistas. Ten además en cuenta que siempre será mejor repetir un mismo recorrido varias veces que ir en línea recta alejándonos en exceso del lugar de partida.

Conocer la zona

Es muy aconsejable que no nos lancemos a nadar en cualquier lugar sin conocerlo. Siempre es posible que aparezcan rocas en el fondo o que haya corrientes que nos empujen hasta donde no nos interesa. Por lo tanto, lo ideal es que conozcamos la zona en la que vamos a nadar. Si es una playa donde nunca has estado puede ser bueno dar un paseo a pie previo por la orilla para ver lo que nos vamos a encontrar y que te sirva de calentamiento. Intenta elegir siempre una zona lo más limpia de obstáculos posible.

La orientación es clave

La principal diferencia entre la natación de aguas abiertas y la de piscina es que no hay ni corcheras ni una línea pintada en el suelo que nos sirva de referencia. Para orientarnos es necesario mirar al frente, existe una técnica de respiración lateral-frontal que debemos introducir entre nuestras brazadas. Lo ideal es fijarnos en un punto fijo en la dirección hacia la que nadamos para tener como referencia.

La respiración bilateral nos ayudará

Dominar a crol la respiración tanto hacia la izquierda como hacia la derecha nos ayudará mucho en nuestro nado en el mar, por un lado, para equilibrar la brazada e ir más rectos y por otro lado para poder evitar que las olas nos golpeen en la cara.

Vaselina y protección solar, si es antimedusas mejor

Al igual que cuando vamos a la playa a bañarnos o a tomar el sol, hay que protegerse de él con cremas de protección solar. Si nadamos tenemos que protegernos aún más porque el agua hace un efecto espejo que multiplica la agresividad de los rayos. Especialmente en espalda, hombros y cara hay que protegerse, si la crema tienen antimedusas no evitará las picaduras, pero nos ayudará. Además, es fundamental aplicarnos previamente al nado vaselina en los lugares de roce del cuerpo como las axilas.

Gafas adecuadas

Las gafas de natación de piscina nos va a servir para nadar en playa o embalse. Sin embargo, hay gafas de natación especialmente pensadas para las aguas abiertas. La principal diferencia es que tienen lentes más grandes, ampliando el campo de visión, lo que nos ayudará en la orientación, siendo además muy cómodas. Se recomiendan además gafas con cristales oscuros para no deslumbrarnos con el sol, en la actualidad hay modelos incluso con lentes polarizadas.

Llevar reloj o gps

Al no tener opción de contar largos, nadando en aguas abiertas podemos perder la noción del tiempo que llevamos nadando y la distancia. Por ello, es necesario llevar al menos un reloj sumergible para controlar el tiempo, aunque lo ideal es un gps que nos indique la distancia recorrida o incluso el ritmo al que nadamos.


Posibilidad de nadar con neopreno

Una de las ventajas de las playas de Andalucía es que permite nadar en bañador entre mayo y octubre aproximadamente. Sin embargo, podemos nadar con traje de neopreno, lo que hará posible extender el nado a otras épocas del año e incluso en los días de verano en los que el agua está más fría. Además, el traje de neopreno ayuda a flotar y hará que nos sintamos más protegidos.

En definitiva, son solo consejos con los que intentamos ayudarte a esta práctica que debe ir acompañado por todo lo que indiquen las autoridades. Ahora, deberás llegar a la playa con mascarilla y quitártela para empezar a nadar.

Recuerda además que cada fin de semana había pruebas para nadar en el mar en las que se podría competir dentro del calendario de travesías a nado en Andalucía. De momento, la mayoría se han suspendido.

Comentarios