Un principio básico en la alimentación del deportista que puede que no sepas

alimentos-asimilación-deportista

Durante el ejercicio físico puede afectarnos cualquier situación tanto propia como ajena. Es muy importante en nuestro plan de entrenamiento de cualquier disciplina tener una coordinación con los horarios de comidas, establecer unas pautas de alimentación y entrenamientos teniendo en cuenta que no podemos comer e inmediatamente después entrenar. Además, deberás tener en cuenta el tipo de alimentación en función del gasto calórico y también sin necesitas potenciar la ingesta de algunos nutrientes más allá de los que encontramos en los alimentos convencionales.

Probablemente te preguntes por qué a veces notas cómo algunos alimentos se digieren con facilidad y otros te hacen sentir más pesado. Básicamente es por la asimilación de los alimentos por parte de nuestro organismo, es decir, el tiempo que se tarda en descomponer en compuesto má simple para que nuestro cuerpo genere energía. En función a ello tendremos dos tipos de alimentos: alimentos de asimilación lenta y alimentos de similación rápida. Es importante que entiendas este aspecto en tu estrategia de nutrición.

Son alimentos de asimilación lenta grasas como el aceite de oliva, carnes grasas y embutidos, quesos, huevos, algunas frutas como manzana o cereza, la leche, las legumbres, las hortalizas, frutos sectos y batidos de asimilación lenta. Pasan bastante minutos desde que se ingieren con la comida hasta que nuestro organismo puede utilizar los elementos más simples que lo componen para diversas funciones: regeneración, energéticas o construcción de tejidos musculares.

En cambio, los alimentos de asimilación rápida tienen una digestión muy corta y se disgregan en elementos básicos en muy poco tiempo. Tenemos aquí las frutas muy dulces, la miel, el azúcar, salsas, pescados bajos en grasa o el arroz. También son de asimilación rápida los geles que se toman durante la competición, de ahí que se recomienden durante la práctica deportiva para mantener o recuperar energías.

En el crecimiento muscular es importante conocer las proteínas de asimilación lenta. El crecimiento muscular se produce durante la noche y no durante el entrenamiento, es decir, tras el trabajo duro, durante el descanso se reparan las fibras musculares dañadas creándose otras nuevas. Las proteinas de asimilación lenta aparecerán en este momento clave en la evolución del músculo.

Por lo tanto, para nuestro entrenamiento de musculación serán importantes estas proteinas, pero también se recomiendan otros nutrientes como fuente de energía. En los ejercicios de resistencia o de fuerza, debido a la gran tensión que sufren las fibras musculares, los aminoácidos también nos pueden servir para dar una respuesta adecuada al entrenamiento. 

Los aminoácidos son imprescindibles, ya que sin ellos el cuerpo es incapaz de realizar una normal síntesis proteica. Entre los aminoácidos esenciales tenemos fenilalanina, leucina, isoleucina, lisina, treonina, metionina, histidina, valina y triptófano. Todos ellos "son los ‘bloques de construcción’ o ‘ladrillos’ que el cuerpo utiliza para formar sus proteínas". Fuente:https://www.hsnstore.com/blog/aminoacidos/

De una u otra forma, es importante que paralelamente al entrenamiento trabajes los hábitos de alimentación y tengas también un plan de nutrición deportiva, ya que como te contábamos en este artículo te servirá para mejorar tu rendimiento.

Share on Google Plus

About Javi Lara

Síguenos a través de la cuenta de twitter @deportedelsur o directamente al autor en @josejavilara Si quieres enviar tu noticia sobre Deporte Andalucía o contratar nuestros servicios escribe a empresamascomunicacion@gmail.com

0 comentarios :

Publicar un comentario