El corredor que hizo el maratón olímpico en coche ¿Sabes qué tiempo hizo? - Deporte del Sur

Ads Top

El corredor que hizo el maratón olímpico en coche ¿Sabes qué tiempo hizo?

Fred Lorz San Luis 1904

Se llamaba Fred Lorz y era un atleta local que participaba en la prueba de maratón de los Juegos Olímpicos. Sorprendió entrando en meta en primer lugar. Fue en San Luís 1904, una prueba finalizada por 14 corredores con unos tiempos bastante modestos si se comparan con los que se hacen al correr maratón hoy en día. Lorz hizo 3 horas y 13 minutos en un recorrido que solo tenía 38 kilómetros, haciendo además parte de la prueba en coche. Sin embargo, esta carrera está rodeada de numerosos incidentes y anécdotas que son de las mejores historias del deporte olímpico.


Si ya te contábamos hace unos meses la historia de la tramposa maratoniana Rosie Ruiz, hubo ya antes otro atleta que estuvo a punto de organizar a todo un estadio en plenos Juegos Olímpicos.

Fue una maratón olímpica llena de situaciones caóticas. Aquel 30 de agosto de 1904 Fred Lorz estuvo a punto incluso de colgarse la medalla de oro. Si Rosie Ruiz levantó sospechas en cuanto cruzó la línea de meta, porque entre los corredores masculinos nadie recordaba haber ido junto a ella, en el caso de Fred Lorz apenas había testigos, recordemos que era 1904 y el seguimiento era mínimo. Sin embargo, cuando estaba comenzando la ceremonia, un espectador gritó "¡Pero si ha hecho más de la mitad del recorrido en auto!".

Ante aquella denuncia pública, Lorz reconoció que solo se trataba una broma. Terminó siendo descalificado y suspendido para todo tipo de prueba deportiva durante un año, aunque le levantarían la sanción algo antes de cumplirla completamente.



Las duras condiciones de la maratón de San Luís

Lorz había comenzado con mucha fuerza la prueba, pero cuando llevaba 9 millas estaba ya exhausto. De hecho, en San Luis en agosto el calor es muy intenso, con mucha humedad. Para colmo, la carrera comenzó a las 14.30 horas. A la temperatura se le unía que parte del recorrido no estaba pavimentado. Un grupo de caballos que hizo el recorrido antes que los corredores, junto a los coches que seguían la carrera, comenzaron a levantar nubes de polvo que asfixiaban a los deportistas. Además, para hidratarse, el único punto de agua era un pozo que había en la milla 12. 

¿Qué le pasó realmente a Lorz?

Cuando Lorz entró en el estadio de Saint Louis ya se había retirado. Lo había hecho en la milla 9, cuando se subió en el coche. Iba tranquilamente fumándose un cigarro en el automóvil, pero este se averió, por lo que tuvo que bajarse de él. Ya recuperado decidió volver al estadio corriendo como entrenamiento. Sin embargo, cuando se aproximó a la meta aún no había llegado ningún atleta, el público estaba cansado de esperar y al verlo en la lejanía el gentío estalló en vítores, algo que aumentó siendo un atleta de la ciudad. 

Fue entonces cuando Lors se dio cuenta de que nadie en el estadio sabía que se había retirado e intentó seguir el juego y ver hasta dónde podría llegar aquello. Corrió alrededor del estadio y cruzó triunfalmente la línea de meta. Sería más tarde cuando recibiría la descalificación.

No fue el único al que le llegó el desfallecimiento. El ganador legal, Thomas Hicks terminó obteniendo la medalla de oro caminando durante parte del recorrido, se dice incluso que él y otros atletas estuvieron al borde de la muerte por las duras condiciones. El podio fue completado por otros dos estadounidenses: Albert Coray y Joseph Forshaw. aunque el cuarto clasificado, el cubano Félix Carvajal, también pasaría a la historia.

El correctivo para Lorz le sirvió en gran medida para su enmienda, ya que se dedicaría a entrenar, se disculpó e incluso dicen algunas fuentes que su intención nunca había sido la de engañar. Lo cierto es que en 1905 logró ganar la Maratón de Boston con un tiempo de 2 horas 38 minutos 25 segundos.

La historia de Félix Carvajal

Pero la de Lorz no es la única historia curiosa de aquella maratón olímpica de 1904. El cartero cubano Félix Carvajal, sin financiación de su país, se jugó en Nueva Orleans su dinero para el viaje hasta San Luís en un juego de dados. Tuvo que recurrir al autostop y a saltar vagones para llegar hasta San Luís. Tomó la salida con ropa de calle, cortando los pantalones por la rodilla con las tijeras que un lanzador de disco le había prestado. El día anterior había podido comer por la caridad de unos levantadores de pesas estadounidenses.

Algunas fuentes apuntan que Carvajal sintió tanta hambre durante la carrera, que se detuvo en un huerto de manzanas para comer. Sin embargo, las manzanas estaban podridas, causándole un dolor de estómago que le hizo tener que acostarse. Tras dormir la siesta, Carvajal se rehizo y aún pudo terminar la maratón en cuarto lugar.

maraton san luis 1904
Fotos de la prueba. https://www.distilledhistory.com/tag/frederick-lorz/

El historiador George R. Matthews ha asegurado posteriormente que la historia de las manzanas es falsa y que todo se debe a la actitud jovial de Carvajal que se inventó la anécdota, que sí que le cogió unos melocotones a un periodista al terminar la prueba. 

En definitiva, aquella maratón quedaría llena de anécdotas en unos Juegos Olímpicos que quedan muy lejos del concepto actual de deporte.

Correr maratón en los Juegos Olímpicos

Correr maratón fue algo que poco a poco se iría perfeccionando y en concreto la maratón olímpica, que en las primeras ediciones de los juegos modernos no tenía una distancia exacta, empezó a concretarse en los 42.195 metros en París 1924. Recuerden que la primera edición en Atenas 1896 conectó el pueblo de Maratón con Atenas. En categoría femenina, la maratón no entraría en el calendario olímpico hasta Los Ángeles 1984 siendo la estadounidense Joan Benoit la primera campeona con un tiempo de 2 horas 24 minutos. Para aquellas fechas, los hombres ya vencían con menos de 2 horas 10 minutos.

Lejos de aquellas anécdotas están las pruebas de hoy: Las mejores maratones de España.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.